Santillana Venezuela

4/21/2013

Lectura y bibliotecas escolares

La mediación lectora y la biblioteca escolar

Subir texto Bajar texto Imprimir

Se necesita una biblioteca escolar afirmativa de la cultura escrita, que sea consciente de su tarea formadora de lectores, que se atreva a proponer y a aventurarse, a construir opciones de lectura y escritura.

......................................................................
"Es necesario que la biblioteca escolar
abandone la absurda idea de quedarse
en la imagen polvorienta de templo del saber”
......................................................................

Una biblioteca escolar que entienda que las personas siempre organizan con las palabras “cosas” hacia un cierto dominio cultural, buscando la resolución de sus necesidades de identidad y presencia.

Una biblioteca escolar que les sirve para ver, para hacerse evidentes, para utilizar, para seleccionar lo que de la realidad les sirve y lo que no. Por tanto, es necesario que la biblioteca escolar corra el riesgo de adentrarse en el territorio de las palabras y abandonar la absurda idea de quedarse solamente en la oferta estandarizada y formal de información, en la imagen polvorienta de “templo del saber”, o en la de parque de diversiones intrascendentes.

......................................................................
"He aquí el reto de las bibliotecas
ante los escolares:
impactar sus vidas con la palabra"

......................................................................

Sin duda, las personas no ven para nada útil acoger las propuestas de lectura y escritura que vienen de una biblioteca escolar lejana de sus vidas, distante de sus necesidades. He ahí la tensión insostenible: bibliotecas escolares mudas frente a las palabras de los niños y jóvenes que piden que los vean, que se abran de par en par a sus necesidades.

He aquí el reto de las bibliotecas ante los escolares: impactar sus vidas con la palabra, introducirlos al dominio de una cultura escrita que se vuelve ámbito propicio para resolver las necesidades de vida; no un oscuro territorio de negaciones y coerciones, rotundamente limitado por los mitos y ritualizaciones del libro y de la lectura que los sostienen.

......................................................................
"Humanizar desde la biblioteca escolar
no es impulsar una integración anestesiada
de las personas a la cultura escrita"

......................................................................
 

Para la biblioteca, humanizar con la lectura y la escritura no significa la aceptación de una identidad abstracta del escolar, sino la necesidad de afirmar una vida que debe aprenderse a vivir con dignidad, esperanza y trascendencia en medio de la incertidumbre y la contingencia del mundo, entre otras vías, por la del leer y el escribir.

Humanizar desde la biblioteca escolar entonces no es impulsar una integración anestesiada de las personas a la cultura escrita para igualarlas en gustos y apetencias en un canon inmutable y fetichizado.

Por otra parte, teniendo como telón de fondo el olvido de sí no hay posibilidades de hacer un trabajo bibliotecario escolar que sea humanizante. En efecto, un asunto problemático de lo íntimo, que suele no intervenir la biblioteca, es lo que algunos llaman el “olvido de sí” o la tendencia a la disolución de uno mismo en la marea social y en el mundo que, vociferantes, ocultan nuestra proes aquel que activa la capacidad de las personas para entrar en sí mismas, para preguntarse, para cuestionarse, para revisar las estructuras comprensivas que cada uno tiene del mundo y que loalienan limitándolo en su ser.

......................................................................
"El trabajo de mediación lectora 
de la biblioteca escolar
se vuelve una acción 
de provocación y estímulo"
......................................................................

De ello se desprende que la práctica del bibliotecario escolar como mediador de la lectura con los niños y los jóvenes no es una acción al margen de su vida íntima, sino una acción premeditadamente dirigida a intervenirla. Ello le exige ser crítico de aquellas ideas que consideran que el lector debe vivir siempre en su silencio o, peor todavía, en medio de un alboroto constante de palabras ruidosas y acciones vacías.

En este horizonte, el trabajo de mediación lectora de la biblioteca escolar se vuelve una acción de provocación y estímulo a la propia expresión que, no obstante, no debería ser programada o rutinizada bajo fórmula alguna de control, o reducida a una expresión individualista y egoísta.

En este sentido, la mediación de la lectura en la biblioteca escolar debe impulsar la lectura y la escritura como dimensiones constitutivas de lo público. Esto es, la biblioteca debe vincular compromisos y esfuerzos personales e institucionales dirigidos al desarrollo de una democracia radical ejercida por hombres y mujeres con un sentido profundo de ser, puesto que la ciudadanía requiere de personas en camino hacia sí mismas: esto debería empezar por la presencia de las personas en la escuela.

......................................................................

"Los bibliotecarios no se deben formar
para reproducir los órdenes deshumanizantes
que hoy por hoy dirigen el mundo"
......................................................................

Todo ello debe ser entendido como que los bibliotecarios no se deben formar para reproducir los órdenes deshumanizantes que hoy por hoy dirigen el mundo, de la mano de los muy evidentes proyectos de normalización de la vida económica, sino que, ante todo, se deben a la conformación de la acción personal y la acción política, a la promoción de la pluralidad de visiones e intereses dentro de la comunidad local, es decir, a la radicalización de la democracia.

En conclusión, la acción bibliotecaria escolar en el ámbito de la cultura escrita debe vincular a todos los escolares (y en especial a los jóvenes) a la tarea superior de luchar por adquirir la mayoría de edad, por hacerse sujetos y no objetos del mundo o de la sociedad, por hacerse a lo que algunos llaman una verdadera “educación general”. Desde luego que ello requiere una decidida e informada acción cultural y educativa que esté por fuera (o al menos en actitud de crítica) de sus prácticas tradicionales. Una acción esperanzada y esperanzadora de lo humano.

 

Brevísimo ideario de la formación
del mediador de la lectura

Por último, y a la luz de lo anterior, podría plantearse un brevísimo ideario de la formación del mediador de la lectura en perspectiva de su labor en el ámbito escolar. El mediador de la lectura deberá tener capacidad de:

1. Contribuir, en general, a la transformación de las pedagogías de la lectura y, en particular, de las prácticas pedagógicas y bibliotecológicas de la lectura y la escritura que se realizan en la escuela. En ello ha de reiterar la unidad indisoluble de la cultura escrita y la información como dimensión cultural fundamental de la sociedad contemporánea.

2. Trabajar por la humanización plena de los lectores en sus múltiples condiciones de personas, sujetos sociales y ciudadanos.

3. Ayudar a habilitar a los lectores en el conocimiento liberador, lo que exige que el propio mediador tenga una relación con el conocimiento que lo haga consciente de las relaciones y los mecanismos de poder que lo controlan.

4. Contribuir a la habilitación de los lectores para la vida en democracia y la participación en los asuntos públicos. El mediador debe ayudar a promover un sentido digno de la condición humana asentada en la acción ética responsable, la participación propositiva y la presencia afirmativa de las personas ante sí mismas y el “otro”.

5. Reivindicar la dimensión estética de la formación lectora. Para ello ha de estar en capacidad de motivar a los lectores al conocimiento y disfrute de la literatura, lo cual solo es posible desde su propia condición de lector.

 

.......................................................................................

FUENTE: Lectura y bibliotecas escolares, serie Cultura escrita, colección Metas educativas 2021. Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI). Madrid, 2011.

Coordinadores de la edición: Inés Miret y Cristina Armendano.

La colección METAS EDUCATIVAS 2021 es una iniciativa de la OEI en colaboración con la Fundación Santillana.

twitter   Por: Didier Álvarez y Silvia Castrillón
@EspacioOEI

RELACIONADO CON ESTE ARTÍCULO

TWITTER
@EspacioOEI
ETIQUETAS
#lectura     # biblioteca     # escuela     # libro     # lector     # bibliotecario    

¿Disfrutaste el artículo?
¡Danos tu opinión!

This Is CAPTCHA Image

BUSCADOR

Encuesta

¿Cuál de estas palabras crees que define mejor el ejercicio docente?

  • Enriquecedor
    38%
  • Hermoso
    15%
  • Demandante
    4%
  • Ingrato
    12%
  • Necesario
    26%
  • El ejercicio docente es... (¡escríbenos!)
    5%
Volver a la encuesta
¿Qué es el aprendizaje adaptativo?

SANTILLANA apuesta por el aprendizaje adaptativo y personalizado a través de su alianza con la emp... Dinos tu opinión

Ver más artículos
Los Cuatro Reinos: Lágrimas del Calla
PositivoPositivoPositivoPositivoPositivo 1 Reviews de los usuarios

Autor: Andrés Hidalgo Venezuela Género: Novela / FantasíaDinos tu opinión

Visita el catálogo
Conexos
Footer
® Santillana Venezuela. Todos los derechos reservados. Rif. J-00105613-0. Desarrollado por: Antipasto Estudio
Mejor visualización con Internet Explorer 7.0 o superior, Firefox, Chrome o Safari