Santillana Venezuela

2/4/2018

El mediador de lectura. La formación del lector integral

Libro y Escuela: un binomio fantástico

Subir texto Bajar texto Imprimir

Una reflexión sobre el libro y la educación sugiere muchos caminos. Es necesario escoger alguno para mirarlo de cerca. Elijo el binomio: Libro/Escuela.

Parece obvio. La escuela ha sustentado históricamente su quehacer en el libro. Es más, el libro ha sido instrumento de poder por excelencia en el sistema escolar. A través de los libros se adoctrinaron los niños durante la Colonia: misales, catecismos, libros de oración eran los medios para asegurar la salvación de las almas de los pequeños. Biografías de santos, cuadernos de rezos, relación de milagros, sermones, libros piadosos y edificantes. Los maestros y sacerdotes administraban para los niños los contenidos de estos libros. Como vaciando un recipiente y llenando otro, aseguraban la memorización de pasajes enteros por parte de los alumnos, buscando no solamente adoctrinarlos y domesticarlos, sino y sobre todo dejarlos en la ruta hacia el reino de Dios.

Durante el siglo XIX, y sobre todo en su segunda mitad, cuando la conciencia de nación se consolida, el libro entra a las escuelas para hacer patria. Los niños deben aprender los acontecimientos históricos que permitieron la independencia; los nombres y fechas de las batallas; la vida de los próceres, los héroes y sus hazañas.

De ahí en adelante el libro se vuelve el medio por excelencia para administrar el aprendizaje. Los llamados textos escolares que toman de la mano al docente y al niño y los guían para que no se pierdan en ese mar de información. Resúmenes, cuadros sinópticos, gráficos, preguntas, síntesis, ejercicios, cuestionarios, aseguran el dominio de unos conocimientos y unas prácticas, sin descuidar el control de lo que se debe hacer con estos saberes.

De igual manera ha sido a través de un libro, por cierto emblemático, que se ha enseñado a leer y a escribir a un sinnúmero de generaciones: la cartilla. Es tanta la huella que deja este libro en la historia lectora de las personas que se vuelve referente generacional: yo fui de la época de La alegría de leer, dicen unos; yo de Coquito, dicen otros. (N. del E: “La alegría de leer” y “Coquito”, son dos cartillas de lectura tradicionales en Colombia. Las dos fueron publicadas a principios del siglo XX. Similares a los silabarios en Chile). Y así se erige de nuevo el libro como el eje central del aprendizaje.

Resulta entonces difícil imaginar una escuela sin la presencia del libro. Pero cuando pensamos no en el libro en singular, no en el libro prisionero de las manos del adulto represor, sino en los libros, libros libres circulando por todos los espacios, generosos, entregados. Libros convertidos en textos abiertos, plurales, diversos, diferentes, haciendo guiños a los lectores, buscando encontrar a ese lector que le dará sentido, cumpliendo miles de funciones, respondiendo a los porqués y para qués y a los cómos, desde la pluralidad, entonces nuestro binomio se convierte, así sorpresivamente, en un binomio fantástico.

Si recorremos las escuelas de nuestro país podemos entender el grado de fantasía de nuestro binomio. En un alto porcentaje de escuelas no hay más libros que el texto escolar y en muchos lugares sólo lo puede usar el docente. Los niños miran extrañados sin comprender por qué los libros son tan difíciles de conseguir y por qué son tan ajenos. En otros lugares los libros se erigen orgullosos en un armario con puertas de cristal y una luminosa llave dorada que reposa en la oficina del director. Ningún niño puede tocar estos misteriosos objetos que nunca han sido abiertos. Sólo algunos maestros pueden prestarlos con muchísimo cuidado para que no se estropeen.

Los pocos niños y niñas que han saboreado la delicia de un cuento, no entienden por qué no les dan más, por qué les prohíben entrar a la biblioteca, (cuando la hay), ese lugar oscuro, donde los libros están detrás del mostrador debidamente protegidos, donde no se puede hablar y las paredes están llenas de carteles pidiendo silencio, gritando cuidado, y alabando con sentencias los múltiples beneficios del libro. Por qué los únicos libros que tienen valor para los adultos son aquellos aburridos, llenos de ejercicios y tareas, donde deben “trabajar” y dar cuenta de cada palabra.

Otros niños ni siquiera saben de qué se están perdiendo. No han vivido aún la experiencia placentera de un relato, no se han arrullado con la cadencia de un poema, no se han sobresaltado con una aventura, no han sufrido con las peripecias de un héroe, ni han sentido el terror placentero que produce un monstruo peludo y pegajoso. Y aunque sea difícil creerlo, son muchos los niños y niñas de nuestro país que nunca han probado un verso, que no conocen una adivinanza, que no han jugado con un trabalenguas, que ni siquiera han contado un chiste.

Para algunos jóvenes la experiencia ha sido literalmente desastrosa y asocian libros con tedio, hastío, desasosiego. En una visita guiada a una exposición sobre poetas y poemas, un grupo de estudiantes expresó repulsión al escuchar el título del Nocturno de nuestro querido poeta José Asunción Silva. Al preguntarles por tan extraña reacción, respondieron que estaban hasta la coronilla de ese poema: les había tocado medirlo, disecarlo, cortarlo en pedacitos, memorizarlo, representarlo, dar cuenta de su sentido, en fin, ya no querían saber nada ni de ese poema ni de ningún otro. Quizás con buenas intenciones pero con poco conocimiento y, sobre todo, con poca experiencia como lectores, muchos docentes lo que hacen es vacunar a los jóvenes contra la lectura y contra una grata relación con los libros. Muchos son los ejemplos de estas aberraciones. Me tocó presenciar una vez a otro grupo de jóvenes buscando gerundios y participios en el Cantar de Rolando; calificando unas monografías de grado, descubrí que a otro grupo de niños de quinto de primaria los tenían sometidos aplicando las estructuras de Greimas en una bella leyenda de Bécquer. Otros compran aliviados los famosos análisis que venden en el mercado como embutidos en serie para poder “pasar” literatura. Eso es exactamente lo que pide el profesor.

Mientras tanto los adultos se debaten sobre la importancia del libro, discuten atemorizados sobre su próxima desaparición, hacen encuestas, estudios, análisis sobre la necesidad de que los libros estén en las escuelas: los docentes se preocupan porque sus alumnos no saben leer, los padres de familia recurren al premio y al castigo desesperados porque a sus hijos les va mal en los estudios precisamente porque no entienden lo que leen; las editoriales hacen malabarismos para situar sus libros en las escuelas y en las bibliotecas. Todos de alguna manera u otra se disputan el poder del libro.

No deja de ser extraña esa relación. Por un lado somos conscientes de su valor y su importancia, pero por otro apretamos el libro con temor a soltarlo, le impedimos su circulación, lo convertimos en libro-sagrado, en libro-fetiche, libro-instrumento. Quizás en el fondo sabemos que los libros son poderosos, revolucionarios, cuestionadores, provocadores. Tenemos acaso miedo de perder el control.

Lo grave de todo esto no es sólo que los niños se aburran o se sientan tristes frente a la dificultad de acceder a los libros, lo preocupante es el daño que les estamos haciendo. La escasa relación de los niños con los textos escritos está produciendo graves consecuencias en su desarrollo. Pedro, estudiante de nueve años de la escuela de Juan Rey no puede imaginarse a la luna con aretes. Es más, ni siquiera puede dibujar o describir cómo son los aretes de la luna; Miguel, joven proveniente de la guerra, se altera y se siente incómodo al ver cómo se transforman los objetos en Cambios (N. del E: La autora hace referencia al libro Cambios del autor Anthony Browne, Editorial Fondo de Cultura Económica), eso es imposible, dice. Eso no puede suceder. A Camila y a Juana de tercero de primaria de un colegio de clase media, no les funcionó el conjuro para no tomarse la sopa. Se pusieron realmente furiosas con la promotora de lectura porque les había mentido. No fueron capaces de jugar con las palabras mágicas. Cuando John tuvo por primera vez tantos libros al frente, lo único que pudo hacer con ellos fue armar torres y torres de libros uno encima de otro. A Mariana de diez años la devolvieron a preescolar porque no podía escribir ni su nombre y la mayoría de niños de tercero de primaria de otra escuela se aferra a los libros recién descubiertos copiándolos y calcando sus dibujos porque tienen necesidad de hacerlos suyos. Magdalena, quien viven en un hogar de protección, copia con urgencia los poemas en su cuaderno y duerme cada noche con él debajo de la almohada para que nadie se lo quite.

¿Qué pasa con el desarrollo del pensamiento simbólico de estos niños, qué pasa con su capacidad de soñar y de imaginar. En dónde queda su posibilidad de inserción en la cultura; en dónde su capacidad de nombrar e interpretar el mundo, la posibilidad de construir su identidad, de mirarse y confrontarse; en dónde la oportunidad de ir configurando el sentido del mundo y de la vida misma; en dónde su derecho a informarse, a conocer el mundo en el que habitan, a responder las preguntas que tienen, a construir su propio conocimiento? 

La cosa es más grave aún de lo que parece: estamos criando generaciones de niños excluidos de la cultura escrita. Es más, estamos afectando en sus raíces la cultura infantil de nuestros niños. Esta afirmación parece una redundancia, pero no lo es. Existe una cultura de la niñez que tiene en su base unas características universales, por encima de las diferencias geográficas y formales que les otorga cada grupo social y cultural. Esta cultura de la niñez se expresa a través del juego. Todo niño sano es capaz de hacerse invisible, de recorrer praderas inmensas en un caballito de palo, de convertirse en estatua y quedarse inmóvil durante siglos hasta que venga un mago a libertarlo; de volar en una escoba y elevarse con una sombrilla abierta en la mano. Margaret Meek relaciona esta cultura de la niñez, primitiva y auténtica, con las formas de la literatura y con la relación posterior de los niños con la cultura escrita:

“…Mientras recitan, bromean, amenazan, ruegan, cuentan y evocan el poder de las palabras, ya sea como un arma contra la oscuridad o como para formular impulsos prohibidos, los niños emplean muchos recursos que luego encontrarán en formas literarias reconocidas. El lenguaje rompe los límites del sentido El hombre en el erial vino a hablar De cuántas fresas hay en el mar Y los niños aprenden a jugar con su lengua materna, que dominan magistralmente, permitiéndoles crear la realidad y la irrealidad. Colocan así las bases fundamentales de la literatura, el lenguaje formal que, en nuestros días, es el texto escrito” (Meek, 2001, p.20).

¿Qué será de generaciones enteras de niños y niñas que están siendo privados de su capacidad de imaginar? ¿Qué podemos esperar de estos pequeños que a duras penas balbucean porque les hemos negado las palabras, el juego, el misterio, la rima, el ritmo, la musicalidad de un poema? ¿Cómo pretendemos que accedan a la cultura de la lengua escrita, que sean lectores y usen la escritura si estamos violentando su propia cultura oral? ¿Si ni siquiera les contamos cuentos, que son la base de toda cultura infantil? Los secretos de la narrativa, dice Meek, en todas las culturas y subculturas, parten del intento de los niños de comprender el mundo.

No creo que nosotros adultos serios y responsables tengamos razón alguna para negar a los niños el derecho mínimo que tienen a un desarrollo sano. Además del derecho que tienen a la información, a la participación, al juego, a la expresión, a la lectura y la escritura.

Es necesario que soltemos el poder del libro, y lo pongamos a circular. Que circule en todos los espacios y lugares, de todas las maneras posibles, en todos los soportes imaginables para que los niños y las niñas tengan verdaderamente acceso a los textos y puedan encontrarse con ellos. Es el primer paso para que se conviertan en lectores.

Y como acertadamente afirma Roger Chartier: “Los autores no escriben libros: no, escriben textos que se transforman en objetos escritos –manuscritos, grabados, impresos, y, hoy, informatizados- manejados de diversas maneras por unos lectores de carne y hueso cuyas maneras de leer varían con arreglo a los tiempos, los lugares y los ámbitos” (Chartier, 1998, p.17).

Antes de decretar la muerte o desaparición del libro, pongá- moslo a circular. Convirtámoslo en texto y entreguémoslo generosamente a los niños, en copas desbordantes como decía Pennac que hacía el profesor Puerros.

Unámonos todos aquellos que estamos a favor de los niños y los libros y consigamos la llave dorada del armario para abrirlo y dejemos que los libros encerrados, prisioneros durante tanto tiempo salgan a buscar a los lectores. En canoas, buses, bolsas, chuspas, canastas, talegos, costales, burros, inundemos las escuelas y las bibliotecas con todos los textos posibles. Permitámosle a los niños la libre interpretación; otorguémosle el derecho a opinar sobre las historias y relatos; escuchémoslos al menos por una vez para saber qué les gustaría leer, qué necesidades lectoras tienen; permitámosles el préstamos de libros para llevar a sus casas para compartir con sus padres y sus hermanos; aceptemos sus propios sistemas de escritura sin descalificarlos como “garabatos”; leamos con ellos en voz alta, de viva voz y con afecto; arrullemos su soledad con el ritmo de un poema; sostengámoslos por un momento para que no caigan en el vértigo con la cadencia de un relato.

Decretemos la libre circulación de los textos. Devolvámosle a los libros su carácter libertario y a los niños sus derechos. 

 

Leer más en: http://plandelectura.gob.cl/wp-content/files_mf/20171122_El_Mediador_de_lectura_web.pdf 

Por: Beatriz Helena Robledo
1 COMENTARIOS
lunes, 11 de junio 2018

la ausencia de mi libro

juana mindiola

hoy dia los educadores se olvidaron de lo maravillosos cuentos de hadas, de lo maravillosos conocimientos que nos ofrecen esos libros dorados, hemos perdido la todo con esta modalidad de educacion de no bajar ni tan solo un momento la mirada a un libro excelente donde le ensenamos a nuestros ninos inocencia de aprenden a la lectura, escritura, los maestros hoy dia estan en dia dia de lo que va a llevar a sus casas para comer, se olvidaron de su etica profesional, de ensenar ensenar a nuestros muchachos, que hacemos nosotros con ensenarle en las casas si en la escuela hay tanta agresividad, se olvidaron los modales, valores,
hoy dia los ninos buscan una canaima, una table sin nocion a buscar interesantes lecturas, buscan juegos, musica, como me gustaria darle a mis sobrinos conocimiento y que se olviden de la tecnologia.


muy bien su informacion, gracias y exitos

¿Disfrutaste el artículo?
¡Danos tu opinión!

This Is CAPTCHA Image

BUSCADOR

Encuesta

¿Cuál de estas palabras crees que define mejor el ejercicio docente?

  • Hermoso
  • Demandante
  • Ingrato
  • Necesario
  • Enriquecedor
  • El ejercicio docente es... (¡escríbenos!)
 
Ver resultados
Propón tu Encuesta
La Fábrica del Saber de SANTILLANA estará presente en la FLOC 2018

El 27, 28 y 29 de noviembre próximos será abierta 'La fábrica del saber' de Sa... Dinos tu opinión

Ver más artículos
CONTACTO VENTAS
¡Santillana siempre te acompaña!
PositivoPositivoPositivoPositivoNegativo 16 Reviews de los usuarios

Nuestro equipo de asesores y asesoras cuenta con el perfil profesional que le garantiza una adecuada atención y acompañamiento e"... Dinos tu opinión

Visita el catálogo
Conexos
Footer Footer
® Santillana Venezuela. Todos los derechos reservados. Rif. J-00105613-0. Desarrollado por: Antipasto Estudio
Mejor visualización con Internet Explorer 7.0 o superior, Firefox, Chrome o Safari